Los pacientes con ES que padecen UD tendrán tejido necrosado alrededor de las prominencias óseas, las partes sobresalientes de los dedos. El suministro insuficiente de oxígeno a la punta de los dedos debido al bloqueo continuo de los vasos sanguíneos provoca la muerte tisular y una sustancial pérdida de tejido. Las lesiones abiertas (ulceraciones) pueden ser extremadamente dolorosas, antiestéticas e incapacitantes para el paciente, y en la mayoría de los casos tardan mucho tiempo en curarse.