No hay muchos tratamientos farmacológicos para las UD y la amputación quirúrgica se considera únicamente en los casos de gangrena grave. En consecuencia, un tratamiento que prevenga la aparición de nuevas úlceras satisfaría una necesidad real de los pacientes todavía no satisfecha.

El tratamiento de las UD incluye curas locales frecuentes, cambios de vendaje y la gestión del dolor. Las UD son propensas a las infecciones y suelen requerir la administración prolongada de antibióticos intravenosos (administrados directamente en el torrente sanguíneo a través de un catéter). El retraso en el tratamiento de la infección puede dar lugar al acortamiento y la deformación del hueso.

Hasta hace poco, las evidencias para el tratamiento farmacológicos de las UD eran limitadas. No obstante, las similitudes en la forma en que se desarrollan la patología y las lesiones de los vasos sanguíneos entre la HAP y las UD ha dado lugar a que un antagonista del receptor de endotelina dual (fármacos que bloquean los receptores de la proteína, que regula el flujo sanguíneo), utilizado para el tratamiento de los pacientes con HAP sea estudiado en pacientes que desarrollan UD como consecuencia de la ES.

Los resultados de dos grandes estudios avalan el uso de un antagonista del receptor de ET dual en las UD, en la que uno de sus efectos ha demostrado reducir el número de nuevas úlceras en pacientes con úlceras existentes o en pacientes con historial de UD.
 
Otros tratamientos farmacológicos que se utilizan rutinariamente para las UD, pero con evidencias muy limitadas que avalen su eficacia son:

  • Tratamiento con prostanoides, en particular, iloprost intravenoso, que es un fármaco que abre (dilata) los vasos sanguíneos
  • Bloqueadores del canal del calcio, utilizados para ayudar a relajar los músculos de las paredes de los vasos sanguíneos

Para más información sobre el tratamiento de las úlceras digitales, hable con su médico.