Actualmente no existe curación para la hipertensión arterial pulmonar (HAP). No obstante, los avances conseguidos en el conocimiento de cómo se desarrolla la enfermedad han permitido la obtención de licencias para tratamientos que ayudan a mejorar el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad.

Las opciones de tratamiento para los pacientes con HAP son de dos tipos principales: tratamientos generales que se utilizan para reducir los síntomas pero que no tienen ningún efecto positivo en la progresión de la enfermedad, y tratamientos dirigidos a la enfermedad que han sido específicamente investigados en el área de la HAP.

Tratamientos generales:

  • Anticoagulantes, que se utilizan para evitar la formación de trombos en los pulmones
  • Diuréticos (conocidos comúnmente como comprimidos de agua), que reducen la sobrecarga de fluidos y reducen el edema
  • Tratamiento de oxígeno, para aumentar la cantidad de oxígeno disponible para la sangre
  • Bloqueadores del canal del calcio (BCC), que pueden aliviar la constricción en las arterias pulmonares

Tratamientos específicamente estudiados para la HAP:

  • Análogos de la prostaciclina (o «prostanoides»): el tratamiento con análogos de la prostaciclina se utilizan para aumentar el nivel de prostaciclina en el organismo, que normalmente es más baja de lo normal en las personas con HAP. La administración de estos tratamientos puede ser compleja puesto que se deben administrar por vía intravenosa (directamente en el torrente sanguíneo a través de un catéter), por vía subcutánea (debajo de la piel mediante una bomba de infusión) o como medicación inhalada, utilizando un nebulizador
  • Inhibidores de la fosfodiesterasa 5: se administra en forma de comprimidos para ayudar a relajar los vasos sanguíneos de los pulmones
  • Antagonistas del receptor de endotelina: se cree que la endotelina está implicada en el desarrollo de la HAP y los pacientes con esta patología producen niveles excesivos de esta sustancia. Los antagonistas del receptor de endotelina (ARE) son tratamientos orales (comprimidos) que ayudan a bloquear los efectos perjudiciales de la endotelina uniéndose a uno o a ambos receptores de la endotelina.

En los casos muy graves, se puede considerar la intervención quirúrgica:

  • La septostomía auricular con balón es una operación que crea un pequeño orificio entre las dos cavidades superiores del corazón. Este orificio actúa como una válvula de seguridad en caso de que la presión en la parte derecha del corazón aumente repentinamente.
  • El trasplante de corazón y de pulmón resulta útil para un pequeño número de pacientes pero su uso está limitado por la escasez de órganos donantes.

Para más información sobre el tratamiento de la HAP, hable con su médico.