El proceso de diagnóstico en niños con HAP es muy similar al de los adultos. Es importante diagnosticar y tratar a los niños con HAP en las primeras fases de la enfermedad puesto que se trata de una patología progresiva que puede provocar un deterioro muy rápido si los niños no reciben tratamiento. En consecuencia, es esencial que los niños con sospecha de HAP sean remitidos rápidamente a un centro médico especializado que disponga de personal experto y el equipo adecuado para el diagnóstico y el tratamiento de pacientes con HAP.